Un equipo de científicos estadounidenses dijo que todas las líneas disponibles de células precursoras de embriones humanos en Estados Unidos están contaminadas y no pueden ser usadas para el tratamiento de humanos.

Estas células poseen la capacidad única de desarrollarse en cualquier célula del cuerpo humano y los investigadores sostienen que estas células podrían ser usadas para curar varias enfermedades, como el Parkinson y el Alzheimer.

Científicos de la Universidad de California en San Diego y el Instituto Salk dicen que las células están contaminadas con una molécula animal generalmente rechazada por el sistema inmunológico humano.

La investigación sobre este tipo de células ha estado limitado desde 2001, cuando el presidente Bush dijo que las investigaciones solo podrían ser realizadas sobre líneas de células ya existentes.

El presidente Bush argumenta que crear más líneas no es ético porque un embrión es destruido para extraer las células. El tema jugó un papel importante en la campaña presidencial del año pasado.

El ex candidato demócrata John Kerry sostiene que deben levantarse las prohibiciones sobre este tipo de investigación.