El presidente de México, Vicente Fox, prometió luchar “la madre de todas las batallas” contra los narcotraficantes. El mandatario hizo esta promesa después que seis empleados de una cárcel fueron encontrados ayer con los ojos vendados y acribillados a balazos fuera del una prisión de máxima seguridad cerca de la frontera de México con Estados Unidos.

Autoridades dijeron que los cadáveres fueron hallados en un vehículo cerca de la ciudad de Matamoros. Soldados mexicanos vigilaban hoy a los que se acercaban a la prisión.

Funcionarios mexicanos habían incrementado recientemente la seguridad de los centros penales en todo el país después de una serie de asesinatos y fugas, en medio de preocupaciones sobre la lucha entre los cárteles de drogas.

Autoridades dijeron que los homicidios son un desafío directo a las recientes medidas enérgicas tomadas contra el creciente tráfico de estupefacientes de la nación, el que a menudo se lleva a cabo desde las celdas carcelarias de los narcotraficantes.