Estados Unidos y Singapur dieron a conocer que reducirán los esfuerzos de ayuda militar por el devastador maremoto cuando una conferencia patrocinada por la Organización de las Naciones Unidas discute la forma de proteger al pueblo de desastres naturales futuros.

El jefe del Comando del Pacífico de Estados Unidos dijo que la ayuda inmediata por la destructora marejada oceánica está casi terminado, aunque señaló que helicópteros estadounidenses continuarán trasladando suministros de acuerdo a las necesidades.

El almirante Thomas Fargo manifestó que los soldados norteamericanos podrían terminar su trabajo para fines de febrero.

El ministro de Defensa de Singapur también anunció planes para comenzar pronto la retirada de Indonesia de mil efectivos militares de su país.

Ayer, Indonesia informó que decenas de miles de desparecidos ahora son considerados muertos, elevando la cifra de víctimas fatales indonesias a más de 166 mil, y el total de fatalidades de todas las naciones afectadas a aproximadamente 220 mil.