La policía de Washington arrestó a un hombre que amenazó con hacer estallar su camioneta cerca de la Casa Blanca, dentro de una zona de seguridad establecida para la juramentación presidencial el jueves.

Las autoridades dijeron que el incidente estuvo relacionado con una disputa doméstica y que no fue un acto de terrorismo.

La camioneta del sospechoso fue detenida frente al Departamento del Tesoro, al lado de la Casa Blanca. Cuando la policía rodeó el vehículo, el conductor dijo que tenía 57 litros de gasolina y que lo incendiaría si no le devolvían a su hijo.

El incidente finalizó en forma pacífica más de cuatro horas después cuando el sospechoso se entregó.

El presidente Bush no estaba en la Casa Blanca durante el incidente, que ocasionó el cierre de varias calles y un congestionamiento del tráfico en el centro de la ciudad.