En Colombia, más de 900 paramilitares depusieron sus armas como parte de un acuerdo de desmovilización negociado por el gobierno.

Los paramilitares, miembros de las Auto Defensas Unidas de Colombia, AUC, entregaron sus armas el martes en el departamento noroccidental de Córdoba.

Sin embargo, el grupo pro-derechos humanos Human Rights Watch dio a conocer este martes que el programa de desmovilización de Colombia permite que los paramilitares queden sin castigo.

El grupo dejó claro que pedirá a potenciales países donantes que retengan ayuda para el programa hasta que Colombia comience a castigar a los miembros de las AUC acusados de crímenes infames.

Legisladores colombianos están considerando una propuesta que definiría castigos para miembros de las Auto Defensas.

Las AUC fueron formadas hace varias décadas para combatir a las guerrillas de izquierda. Ambas partes poseen vínculos con los narcotraficantes colombianos y controlan buena parte de las zonas rurales del país.