Muchos estadounidenses hicieron una pausa el lunes para recordar a Martin Luther King, Jr., el asesinado líder de los derechos civiles que luchó por la igualdad racial.

El presidente Bush, hablando en Washington, calificó al líder de los derechos civiles como un “estadounidense visionario” que dejó a Estados Unidos como un lugar mejor y diferente.

El mandatario también honró al secretario de Estado, Colin Powell, y su esposa, Alma, quienes recibieron un premio otorgado líderes que representan los ideales y el compromiso del reverendo King con el servicio comunitario. Powell y su esposa son afroestadounidenses.

En Atlanta, Georgia, tuvo lugar una celebración anual en la Iglesia Bautista Ebenezer, donde el reverendo King se desempeñó como pastor junto a su padre.

Martin Luther King, Jr., quien fue asesinado en 1968, hubiera cumplido 76 años el sábado pasado.