La carrera de Condoleezza Rice está marcada por logros que en otra época habrían sido impensables para una mujer negra del sur de Estados Unidos.

Rice, de 50 años de edad, nació en Alabama en un momento en que ése y otros estados segregaban a los afroestadounidenses y trataban de evitar que consiguieran buenas ocupaciones o acceso a educación de buena calidad.

Uno de sus compañeros de estudios murió en el atentado explosivo contra una iglesia afroestadounidense, en 1963.

Rice abandonó su hogar cuando tenía sólo 15 años, para ingresar a la Universidad de Denver, Colorado, donde obtuvo títulos en Ciencias Políticas y Estudios Internacionales.

En 1981 Rice se unió al cuerpo de profesores de la Universidad de Stanford y posteriormente, durante seis años, como Jefa de Asuntos Académicos y Presupuestarios.

Rice llegó a Washington en 1989, para uirse al equipo del primer presidente Bush, como especialista en asuntos soviéticos. La funcionaria conoció al actual mandatario durante la campaña presidencial del año 2000, cuando le dió un informe sobre asuntos internacionales.