En Iraq, la Comisión Electoral anunció que cerrará las fronteras del país y prohibirá el uso de vehículos no gubernamentales durante tres días a partir del 29 de enero, con el objeto de mejorar la seguridad para las elecciones nacionales.

El anuncio hecho este martes tiene lugar mientras fuerzas iraquíes y estadounidenses continuaban arrestando presuntos insurgentes.

Desde este lunes, informa el Ejército de Estados Unidos, por lo menos 30 personas han sido detenidas y cinco han resultado muertas.

En Bagdad, un terrorista suicida causó la muerte a por lo menos dos personas cuando hizo estallar una carga explosiva frente a las oficinas del Consejo de la Revolución Islámica en Iraq, un importante partido político.

La organización participa con 228 miembros en la fórmula presentada por la Alianza Unida Iraquí, que se espera tenga muy buena figuración en las elecciones del 30 de enero.