Un oficial de policía resultó herido tras la explosión de un coche bomba en el país vasco en el norte de España.

La explosión sucedió en el pueblo de Getxo cerca de Bilbao y fue seguida de una llamada telefónica al periódico vasco Gara, en la cual una persona que presuntamente representaba el grupo separatista vasco ETA advirtió del suceso.

El oficial herido estaba participando en el cierre de seguridad de un área que según la llamada, era el objetivo de la explosión.

El incidente se produjo dos días después de emitida una declaración de la ETA en la cual el grupo expresaba su disposición a participar en conversaciones de paz con el gobierno.

Pero la declaración no mencionaba si la ETA estaría dispuesta a deponer las armas según lo exige el gobierno como condición previa a las conversaciones.