La Organización de las Naciones Unidas hizo un llamado a los países afectados para que destinen el 10 por ciento de los fondos de ayuda para las gestiones destinadas a reducir los riesgos de desastres.

En declaraciones ante la Conferencia Mundial sobre Reducción de Desastres, el coordinador de ayuda de la ONU, Jan Egeland, es vital que cada nación cuente con un sólido plan de prevención de desastres en los próximos 10 años.

Las autoridades indican que el objetivo inmediato de la conferencia que se celebra en Kobe, Japón, es la creación de un sistema de advertencia temprana de maremotos en el océano Índico.

No obstante, Egeland instó a los participantes a crear estrategias de largo plazo sobre la reducción de riesgo de desastres, inclusos estandares en educación y la construcción segura de edificios. Delegados de más de 150 países asisten a la conferencia que se realiza en el décimo aniversario de un terremoto que causó la muerte a más de 6 mil 400 personas en la ciudad japonesa de Kobe.