Funcionarios estadounidenses desafiaron firmemente un informe de que Estados Unidos lleva a cabo misiones secretas de espionaje en Irán para identificar objetivos para posibles ataques militares.

El Departamento de Defensa norteamericano en una declaración emitida este lunes señala que el artículo está tan “plagado de errores de hechos fundamentales”, que no merece credibilidad.

La historia pblicada en la revista “The New Yorker” informa que la Administración-Bush envió comandos secretos a Irán para escoger sitios nucleares, químicos y de cohetes que pueda ser destruidos por ataques aéreos e incursiones de comandos.

El artículo fue escrito por el veterano periodista Seymour Hersh, quien expuso el abuso en Irak de detenidos en la prisión de Abu Ghraib el año pasado. Hersh cita a un ex funcionario de inteligencia de alto nivel y a un asesor gubernamental como fuentes de la información.

El director de Comunicaciones de la Casa Blanca, Dan Bartlett, declaró que el escrito está “lleno de inexactitudes” con algunas conclusiones que no están basadas en hechos.