Por lo menos 15 policías y guardias nacionales iraquíes murieron durante dos ataques insurgentes este lunes en Iraq.

En el primer ataque, las autoridades dijeron que insurgentes atacaron un puesto de la Guardia Nacional Iraquí cerca de la atribulada ciudad de Baquba, al norte de Bagdad, dando muerte a por lo menos 8 guardias.

Poco después, por lo menos siete policías iraquíes perecieron y otros 15 resultaron heridos en la explosión de un coche bomba frente a una estación policial en la norteña ciudad de Baiji.

Los ataques tienen lugar en momentos en que los rebeldes continúan una campaña de violencia con el objeto de interrumpir las elecciones nacionales previstas para el 30 de enero.