Las autoridades iraquíes dieron a conocer que atacantes asesinaron a tiros a un funcionario electoral en el oeste de Bagdad, en lo que es al menos el séptimo asesinato de un trabajador electoral antes de las elecciones nacionales previstas para el 30 de enero.

Según la policía, el trabajador electoral fue asesinado anoche, pero no se dieron más detalles.

Horas antes, el grupo insurgente Ansar al Islam se hizo responsable por el asesinato esta semana de un asesor de la máxima autoridad chiíta de Iraq, el Gran Ayatollah Ali al Sistani.

Una declaración del grupo, este viernes, exhorta a un boicot de las elecciones de fin de mes.

Los militares estadounidenses dicen que las fuerzas iraquíes han mejorado drásticamente sus capacidades de defensa a pesar del creciente número de ataques en su contra.

El Pentágono dijo que un grupo de expertos militares de alto nivel llegó para evaluar el progreso de las fuerzas iraquíes.