El recientemente electo presidente palestino, Mahmoud Abbas, condenó un ataque por parte de extremistas que mató a seis israelíes, así como las mortales incursiones israelíes en los territorios ocupados, y dijo que no benefician el proceso de paz.

En el ataque extremista de anoche hombres armados atacaron con bombas y a tiros a la gente en el cruce Karni entre Gaza e Isrel.

Tres hombres armados palestinos perecieron en el ataque, y tres grupos extremistas se atribuyeron la responsabilidad.

Uno de los grupos, las Brigadas de Mártires de al-Aqsa, tiene vínculos con la facción Fatah de Abbas.

Israel respondió con el cierre indefinido de los cruces fronterizos con Gaza, aislando al territorio.