Hombres armados dieron muerte a un influyente asesor del principal líder religioso chiíta de Iraq, el gran ayatolá Ali al-Sistani, quien apoya enérgicamente la realización de elecciones para una asamblea nacional el 30 de enero.

La oficina del ayatolá dijo que el asesor Mahmoud al-Madaen, fue asesinado el miércoles en el antiguo pueblo de Salman Pak, al sur de Bagdad, junto con su hijo y cuatro guardias. Ellos retornaban a su casa tras las oraciones vespertinas en una mezquita local.

Insurgentes en Iraq han estado atacando a trabajadores electorales, candidatos y funcionarios gubernamentales en una campaña de violencia en anticipación a la elección, que el primer ministro Iyad Allawi y el presidente Bush dicen debe llevarse a cabo como está programada.

Mientras tanto, en Bagdad, hombres armados no identificados atacaron un hotel a primera hora de este jueves, y dieron muerte a seis personas y secuestraron a un empresario turco.