La administración Bush restó importancia a un informe recién publicado según el cual exhortó a líderes del Congreso a desechar una medida que hubiera impuesto nuevas restricciones sobre la forma en que oficiales de inteligencia interrogan a presuntos terroristas.

El vocero de la Casa Blanca, Scott McClellan, dijo hoy jueves que el informe de The New York Times está tratando de crear una historia que no existe. Agregó que el presidente Bush ha dicho con toda claridad que no admite la tortura a sospechosos de terrorismo.

Según el periódico, el mes pasado la Casa Blanca instó a legisladores de alto rango a rechazar restricciones propuestas que expresamente prohibirían el uso de la tortura o de tratamiento inhumano a sospechosos de terrorismo bajo la custodia de la C-I-A.

En octubre, la asesora de seguridad nacional, Condoleezza Rice, también envió una carta a legisladores aconsejándoles a no imponer las restricciones. La Casa Blanca dijo hoy que la carta se había hecho pública poco tiempo después de su envío.

Líderes del Congreso descartaron las restricciones, las cuales formaban parte de un proyecto de ley de reforma de inteligencia.