Líderes católicos en Venezuela expresaron preocupación de que el presidente Hugo Chávez esté acumulando demasiado poder y que esté tratando de debilitar la oposición.

En una declaración emitida por un grupo de obispos dicen que hay una excesiva concentración de poder en el gobierno, donde la autonomía de las instituciones parece estar desapareciendo.

La declaración critica nuevas leyes que restringen protestas y regulan las transmisiones de los medios, diciendo que puede ser perjudicial para la democracia.

Chávez también fue recientemente acusado por Estados Unidos y otros países de “llenar” la Corte Suprema con sus partidarios.

Los líderes católicos acusaron al gobernante venezolano de tratar de instaurar un régimen socialista. Chávez, por otro lado, acusa a líderes de la Iglesia de conspirar con sus opositores para derrocarlo.