Funcionarios del gobierno en Nicaragua informan que el opositor Partido Sandinista firmó un acuerdo para apoyar al presidente Enrique Bolaños.

Las autoridades dicen que el acuerdo contempla que los legisladores y el primer mandatario logren consenso respecto a las reformas constitucionales antes de que sean puestas en vigor.

El trato tiene como objeto poner fin a la batalla política entre la legislatura de Nicaragua y la rama ejecutiva en relación a reformas aprobadas por la primera, pero que el presidente Bolaños se negó a promulgar.

La disputa comenzó cuando Bolaños promovió el enjuiciamiento por corrupción de su predecesor Arnoldo Alemán, del Partido Liberal.

Eso llevó a que la legislatura aprobara medidas orientadas a cambiar los poderes del presidente.