Los militares estadounidenses en Iraq dijeron que soldados de Estados Unidos detuvieron a seis sospechosos en conexión con el asesinato este mes del gobernador de la provincia de Bagdad.

Un portavoz dijo que los soldados que trabajaron en base a informaciones de fuentes locales detuvieron a los sospechosos el martes durante una incursión a una casa en el barrio de Hurriyah, en el norte de Bagdad.

El gobernador Ali al-Haidari fue asesinado el 4 de enero, cuando hombres armados emboscaron una caravana de tres vehículos en la que viajaba.

También el martes, por lo menos 16 personas resultaron muertas en ataques de insurgentes detinadas a interrumpir las elecciones previstas para el 30 de enero.

El primer ministro interino iraquí, Iyad Allawi, dijo que la violencia impedirá que algunas áreas del país participen en las elecciones del 30 de enero.

Sin embargo, Allawi destacó que piensa que sólo unas pocas áreas no podrán votar.

El funcionario hizo los comentarios después de hablar por teléfono con el presidente Bush, quien dijo que la elección para una asamblea nacional debe seguir adelante como está previsto.