El Presidente de Costa Rica, Abel Pacheco, declaró emergencia nacional en respuesta a los tres días de intensas lluvias que obligaron a miles de residentes a lo largo de la costa caribeña del país, a abandonar sus hogares.

Las autoridades dijeron que unos 7 mil 500 costarricenses resultaron afectados por las tormentas, que dejaron al menos una persona muerta. Un niño de 8 años de edad y cuatro miembros de la misma familia también se han reportado como desaparecidos.

Las casas y los ríos resultaron inundados y al menos una decena de puentes fueron destruidos en la nación centroamericana.

Las fuertes lluvias también dejaron al vecino Panamá bajo el agua. Autoridades dijeron que el mal tiempo que provocó extensas inundaciones, se espera que continúe por otras 24 horas.