El presidente venezolano, Hugo Chávez, firmó un decreto que permitirá al gobierno inspeccionar algunas fincas y redestribuirlas a los pobres como parte de una reforma agraria.

Chávez dijo a miles de partidarios en Caracas el lunes que el decreto es parte de lo que llamó “una guerra contra el latifundio”.

El texto del decreto dice que la medida está destinada en parte a garantizar un uso justo de los recursos naturales.

Desde su elección en 1998, el presidente Chávez ha aprobado controversiales leyes de reforma, incluyendo una ley en 2001 destinada a disminuir la brecha entre ricos y pobres en Venezuela.

Sectores de oposición han señalado que el decreto viola el derecho a la propiedad y que podría llevar a confiscar propiedades inmobiliarias.