Militares estadounidenses en Iraq dieron a conocer por lo menos seis policías iraquíes murieron este martes a consecuencia de la explosión de un coche bomba en la norteña ciudad de Tikrit.

Según las autoridades estadounidenses, varios policías resultaron heridos en el ataque que se cree pudo haber sido llevado a cabo por un atacante suicida.

Por otra parte, por lo menos siete personas perecieron en una pequeña ciudad al sur de Bagdad.

Las víctimas eran pasajeros de un minibús que pasaba por una zona conocida como “el triángulo de la muerte”.

Se trata de los más recientes ataques en la ola de violencia insurgente que sacude a Iraq cuyo objetivo es impedir que se realicen las elecciones previstas para el 30 de enero.