Las autoridades iraquíes dijeron haber encontrado los cadáveres de 18 iraquíes que buscaban trabajo en una base militar estadounidense al norte de Bagdad.

Los cuerpos de las víctimas, aparentemente asesinadas por insurgentes, fueron descubiertos ayer cerca de la ciudad de Mosul, en el norte de Iraq.

La violencia se ha intensificado en Mosul, a donde varios militantes huyeron de la ofensiva estadounidense contra Faluya, en noviembre.

Por otra parte, un Infante de Marina de Estados Unidos murió en acción este jueves en la provincia de Al Anbar, la cual incluye Faluya. Una declaración militar no ofreció más detalles.

El Primer Ministro interino de Iraq Iyad Allawi aseguró que las elecciones tendrán lugar el 30 de enero, como está previsto, a pesar de la contínua violencia.