Estados Unidos dio a conocer que oficialmente puso fin al uso de minas terrestres no detectables.

El secretario de Estado Adjunto, Lincoln Bloomfield, dijo que las minas terrestres no detectables representan un peligro especial para los desenterradores de esos dispositivos y para la población civil.

Bloomfield explicó que eliminar su uso es el primer gran objetivo de una nueva política de minas terrestres anunciada en febrero pasado, la cual incluye el compromiso de eliminar otros explosivos terrestres antes de 2010.

Sin embargo, activistas contra el uso de minas terrestres han criticado la política, destacando que la administración Bush revirtió un compromiso a 10 años de eliminar todas las minas anti personales.

Si embargo, los activistas sostienen que Estados Unidos se reserva el derecho de producir minas terrestres anti personales.