Equipos de socorro laboran contra reloj en el sur de Asia, donde las Naciones Unidas alertaron que la cifra de muertes aumentará considerablemente a raíz de los tsunamis de la semana pasada a menos que los sobrevivientes tengan acceso a agua potable y otros suministros.

Las labores de ayuda se dificultaron este martes debido al cierre del principal aeropuerto de Banda Aceh en la isla indonesia de Sumatra, centro principal para la distribución de suministros.

El aeropuerto abrió nuevamente después que fue removido un avión de carga que chocó contra un búfalo cuando la nave estaba aterrizando.

Un oficial militar estadounidense de ayuda dijo que el accidente no pudo pasar en un peor momento.

La Organización Mundial de la Salud dijo este martes que 5 millones de personas en la región enfrentan la amenaza de cólera y otras enfermedades por no disponer de agua potable.

El organismo de la ONU que más de 500 mil personas resultaron heridas en la catástrofe y necesitan tratamiento médico.