El secretario de Estado Colin Powell dijo que Estados Unidos no dará la espalda a las víctimas del maremoto que la semana pasada devastó el sur de Asia y prometió apoyo para el establecimiento de un sistema de alerta en la región.

Powell dijo este martes en Tailandia que las consecuencias de las marejadas son una tragedia para todo el mundo y que Estados Unidos se solidariza con los afectados por la catástrofe.

El canciller estadounidense encabeza una delegación que está evaluando los daños en la región del Océano Indico en anticipación a una cumbre que tendrá lugar este jueves en Indonesia.

El gobierno de Estados Unidos prometió 350 millones de dólares en ayuda a las áreas devastadas.

Funcionarios de ayuda informan que ciudadanos americanos han donado decenas de millones de dólares, privadamente, en ayuda para la región.