Canadá confirmó el segundo caso en el país de la enfermedad de la “vaca loca” solo días después que Estados Unidos dijo que levantaría una suspensión a la importación de carne canadiense y ganado en pie.

Funcionarios de agricultura estadounidenses dicen que esperan reanudar la importación de carne vacuna canadiense en marzo pese al nuevo caso de la enfermedad.

Un embargo a la carne y ganado canadiense, impuesto en mayo tras el caso inicial de la “vaca loca” fue descubierto, le ha costado a Canadá más de cuatro mil millones de dólares.

La Agencia de Inspección de Alimentos de Canadá dijo el domingo que el segundo caso de la encefalopatía espongiforme bovina, fue confirmado, pero que no hay riesgo para el público, dado que la vaca infectada no ingresó a la cadena alimenticia humana o a la cadena de suministro alimenticio animal.