Trabajadores de rescate en el occidente de Bagdad continúan removiendo escombros de por lo menos 10 viviendas que se derrumbaron anoche cuando insurgentes tendieron una emboscada con explosivos en un edificio y los hicieron detonar durante un allanamiento policial.

Las autoridades informan que al menos 29 personas murieron, incluso seis policias.

Otros cuatro agentes se encuentran desaparecidos y otras 20 personas resultaron heridas.

El ataque puso fin a un sangriento dia en Iraq este martes, con ataques en los que murieron 23 policias y guardias nacionales.

Este miércoles, el ministro de defensa iraquí anunció que fusionará la Guardia Nacional, que ha estado en la linea frontal en la guerra contra insurgentes, con el Ejército regular.

El gobierno también anunció el arresto de un presunto alto comandante de un grupo militante vinculado a al-Qaeda en Mosúl.