El presidente hondureño Ricardo Maduro expresó que una violenta pandilla es responsable del ataque de la semana pasada contra autobús público en el que perecieron 28 personas.

La policía arrestó a un presunto miembro de la pandilla Mara Salvatrucha, en relación con el ataque, ocurrido unos 200 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Hombres armados dejaron una nota en el lugar de la masacre en la que retan a los políticos que han asumido una línea dura contra el crimen organizado.

Maduro ha ofrecido 50 mil dólares de recompensa en el caso.