El secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld, hizo una visita sorpresiva a varias bases militares en Iraq, tres días después de un mortal ataque contra soldados estadounidenses cerca de la norteña ciudad de Mosul.

22 personas fueron asesinadas y 69 heridas en el ataque. Rumsfeld condecoró a varios de los heridos en un hospital no muy lejos de la base.

El Secretario de Defensa dijo que el viaje había sido planificado antes del ataque, pero que se había mantenido en secreto por razones de seguridad.

Rumsfeld posteriormente visitó a los soldados estadounidenses cerca de Tikrit, al sur de Mosul.

El funcionario también viajó a una base en las afueras de Falluja, donde las fuerzas estadounidenses lanzaron el mes pasado una ofensiva a gran escala contra insurgentes.