El gobierno británico congeló los bienes de un grupo islámico con sede en Londres, debido a que se sospecha mantiene vínculos con al-Qaeda.

Este viernes, el Tesoro impartió directivas a todas las instituciones financiera británicas para que congele los bienes del Movimiento para la Reforma Islámica en Arabia.

Una declaración del Jefe del Tesoro británico, Gordon Brown, indica que el gobierno tiene razones para sospechar que la organización está actuando de parte del disidente saudita Sa’ad al-Faqih, a quien la ONU agregó a una lista de personas e instituciones sancionadas, el jueves.

Esta semana, Estados Unidos dijo que puso a al-Faqih en su lista de terroristas financieros.

La Associated Press informa que el disidente saudita ha negado que su organización haya estado implicada en una actividad violenta con al-Qaeda o cualquier otro grupo.