El presidente Bush dijo que las elecciones del próximo mes en Iraq son “apenas el comienzo del proceso hacia la democracia” y explicó que el objetivo es “ayudar a los iraquíes a defenderse a sí mismos y a la vez a que tengan un proceso político que marche hacia adelante”.

Sin embargo en una rueda de prensa el lunes, Bush admitió que los insurgentes están “teniendo un efecto en Iraq” y que los esfuerzos de Estados Unidos por ayudar a entrenar las fuerzas iraquíes solo han producido resultados mixtos.

Entretanto, en Iraq, las fuerzas militares estadounidenses dieron a conocer que aviones bombardearon presuntos objetivos insurgentes en la ciudad de Hit al noreste de Bagdad este martes.

Según fuentes de salud locales, cuatro personas perdieron la vida. El Pentágono no ha confirmado el número de bajas.

En el norte de Iraq, insurgentes incendiaron el oleoducto que transporta petróleo al puerto turco de Ceyhan.

Por otra parte, cinco soldados americanos y un civil iraquí resultaron heridos como consecuencia de la explosión de una bomba colocada en un camino cerca de la ciudad de Hawija, en el norte, este lunes.