El Presidente Bush defendió nuevamente a su secretario de defensa, Donald Rumdsfeld, diciendo que al secretario le preocupan profundamente las tropas estadounidenses y el dolor que causa la guerra.

Durante una conferencia de prensa se le preguntó al mandatario si le ofende que Rumsfeld no haya estado firmando personalmente las cartas de condolencia que se envian a los familiares de los soldados que han muerto en Iraq. El mandatario dijo que “conoce el corazón de Rumsfeld”, y que aunque la actitud del secretario puede ser dura, en el fondo él es un hombre bueno y decente.

El secretario de defensa ha sido fuertemente criticado por senadores republicanos y demócratas por el manejo de las operaciones en Iraq. El domingo, Rumsfeld prometió en un comunicado que de ahora en adelante firmará con su puño y letra cada una de las cartas de pésame, en lugar de utilizar una máquina.

También el domingo, dos importantes senadores republicanos dijeron que sería perjudicial que Rumsfeld salga del cargo ahora.