Una prominente disidente cubana negó informaciones de que intentó refugiarse en la embajada argentina en La Habana después de haber pasado la noche en la sede diplomática hace varios días.

La conocida neurocirujana Hilda Molina dijo este jueves que había ido a la embajada con su madre el miércoles en un esfuerzo por tener una conversación telefónica con su hijo que vive en Buenos Aires.

Dijo que mientras estuvo en la embajada, su madre se enfermó y el personal de la embajada se ofreció a que las dos mujeres pasaran la noche en el lugar.

Un periódico argentino informó que Molina había solicitado asilo político en la embajada.

Durante 10 años, Cuba ha negado a Molina una visa para visitar a su hijo y nietos en Argentina. El Presidente argentino Néstor Kirchner escribió al presidente cubano en su nombre este mes.