Rusia dijo que seguirá adelante con el plan de vender una parte importante de la gigantesca petrolera Yukos, a pesar del intento de un juez estadounidense por impedir la venta.

Un portavoz del Fondo de Propiedad Federal en Moscú dijo que la venta, prevista para el domingo, está en completo acuerdo con las leyes rusas y que las cortes estadounidenses no tienen jurisdicción en el caso.

Se ordenó la venta de la unidad principal de Yukos para ayudar en el pago de impuestos vencidos de la corporación, los cuales totalizan más de 27 mil millones de dólares.

Yukos, que posee intereses financieros en Estados Unidos, se declaró en bancarrota ayer en el estado de Texas y un juez ordenó la suspensión temporal de la empresa.