Funcionarios de la India informan que el mortal choque frontal entre dos trenes de pasajeros fue aparentemente causado por un problema de comunicación.

Por lo menos 37 personas resultaron muertas en el siniestro, ocurrido en un área casi 300 kilómetros al noroeste de Nueva Delhi, en el estado de Punjab.

Las autoridades informan que el número de muertos podría aumentar debido a que 50 de los pasajeros heridos permanecen graves en hospitales locales.

Los diarios indios destacan que el sistema normal de comunicaciones entre las dos estaciones de trenes se averió horas antes de la colisión y que las personas responsables de las unidades estaban usando equipos inalámbricos para comunicarse.