La ecologista ganadora del Premio Nobel de la Paz, Wangari Maathai, de Kenya, exhortó a los líderes mundiales a dar mayor importancia a la justicia social y económica, y a la protección ambiental, que a las ganancias a cualquier costo.

Maathai, de 64 años, se dirigió a la audiencia de las ceremonias del Nobel en Oslo, Noruega, y mencionó a las enfermedades, la deforestación y la guerra como algunas de las amenazas al ambiente.

Luego exhortó a los líderes, especialmente los de África, a que consagren la justicia, la democracia y la paz a la salvación del planeta.

Igualmente, instó a las autoridades birmanas a liberar a la ex galardonada con el premio de la paz, Aung San Suu Kyi, quien lleva más de un año en arresto domiciliario. Maathai es la duodécima mujer, y la primera africana, que recibe el premio de la paz desde su primera entrega en 1901.

Los galardonados con los premios Nóbel en medicina, física, química, literatura y economía recibieron sus premios en Estocolmo, Suecia.