Un reportero estadounidense de televisión fue sentenciado a seis meses de arresto domiciliario por negarse a revelar la identidad de una fuente.

Jim Taricani, que trabaja en una estación de televisión en el estado de Rhode Island fue hallado culpable el mes pasado de negarse a cumplir la orden del juez.

El magistrado le había ordenado revelar quien le proporcionó una video cinta que era parte de la investigación de un escándalo por corrupción.

Taricani no violó la ley al transmitir la cinta, pero gente asociada con el caso recibió la orden de no hacer entrega de ninguna cinta de la investigación a los medios.

Taricani es uno de varios periodistas estadounidenses que enfrenta sanciones legales por no revelar fuentes confidenciales, incluyendo dos reporteros involucrados en la investigación de la revelación de la identidad de una agente secreto de la CIA.