Parece estar aumentando el apoyo a una sugerencia de que las elecciones en Iraq, programadas para el 30 de enero, se realicen a lo largo de dos o tres semanas.

En Bagdad, el Ministerio del Interior informó este miércoles que la votación paulatina facilitaría el trabajo de los observadores internacionales y garantiza la participación de todos los iraquíes.

Funcionarios de la entidad también dijeron que eso permitiría una seguridad más adecuada para los electores y los candidatos.

La decisión final recae en la Comisión Electoral Independiente y no en el gobierno.

Aquí en Washington, el Departamento de Estado dijo que los detalles de la elección deben ser decididos por los iraquíes, pero que Estados Unidos está operando bajo la presunción de que las elecciones se realizarán a nivel nacional el 30 de enero.