El número de trabajadores estadounidenses que solicitó compensación por desempleo se elevó en unos 8 mil la semana pasada.

El informe entregado el jueves por el Departamento del Trabajo muestra que un total de 357 mil personas pidieron asistencia por primera vez.

Los economistas habían previsto una declinación en el número de solicitudes iniciales.

Según analistas, los empleadores han sido cautos en cuanto a contratar o retener personal, dado que les preocupa el alto precio del petróleo.

Sin embargo, los expertos sostienen que el nivel de solicitudes de subsidio es bajo, lo que indica que se mantiene la mejoría en el mercado laboral.

En muchos aspectos, la economía estadounidense se ha recuperado de una recesión reciente. Sin embargo, la mejoría del sector laboral ha sido más lenta que la de otros sectores.