Aministía Internacional acusó a México de ignorar los casos de abuso policial contra los manifestantes durante la cumbre de Guadalajara en mayo pasado con la participación de gobernantes de Europa, el Caribe y América Latina.

Amnistía informó que había en total unos 3 mil manifestantes protestando en toda la ciudad y más de cien fueron arrestados, muchos de ellos en forma arbitraria, y otros fueron cohercionados, golpeados o amenazados para obtener una confesión.

Los grupos pro derechos humanos también dijeron que la manera en la cual muchos manifestantes fueron arrestados fue acompañada por la ausencia de una investigación independiente respecto a las denuncias de tortura y maltrato, lo cual aumenta las dudas acerca del establecimiento de procedimientos criminales para enjuiciarlos.

La Comisión Nacional de Recursos Humanos de México también descubrió que autoridades locales y estatales cometieron serias violaciones de los derechos humanos durante las demostraciones, pero autoridades del estado de Jalisco han rechazado las acusaciones y han solicitado nuevas investigaciones.