En Moscú, la Cámara Baja del Parlamento o Duma aprobó el controversial plan del Presidente Vladimir Putin para poner fin a las elecciones populares de los gobernadores regionales rusos y permitir que, en su lugar, el Kremlin los designe.

Putin argumenta que esos cambios son necesarios para impedir que terroristas traten de influir en las elecciones locales rusas. Sin embargo, varias voces críticas de todo el espectro político ruso sostienen que el plan no es democrático.

Este viernes, el proyecto de ley obtuvo aprobación final en la Duma por amplio margen. Se espera que sea aprobada fácilmente en la Cámara Alta.