El Presidente Bush retornó a Washington luego de un viaje de dos días a Canadá que fue ampliamente considerado como un esfuerzo por reparar las tensas relaciones bilaterales, debido a la guerra en Iraq y a disputas comerciales.

Bush finalizó su viaje con una escala este miércoles en la ciudad costera canadiense de Halifax. Allí pronunció un discurso en el cual agradeció a los residentes por albergar en sus hogares a los viajeros aéreos que fueron desviados de sus vuelos, luego de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 en Estados Unidos.

El Presidente Bush defendió la guerra liderada por Estados Unidos en Iraq, a la cual se opuso Canadá. Dijo que estadounidenses y canadienses son una familia que a veces tiene desacuerdos, pero que finalmente, permanece junta.

Bush también pidió el apoyo canadiense para apoyar un plan estadounidense de defensa misilística.

Esta primera visita oficial del Presidente Bush a Canadá dio lugar a que miles de manifestantes protestaran por oponerse a su política exterior.