Un nuevo estudio de las Naciones Unidas indica que pequeñas partículas de aire procedentes de la quema de combustibles fósiles y de madera están reduciendo la expectativa de vida en aproximadamente 2 años en partes de Europa.

El análisis fue publicado este lunes por la Comisión Económica de la ONU para Europa en el primer día de la conferencia de Ginebra sobre la contaminación del aire.

Los científicos señalan que las pequeñas partículas procedentes de fuentes como emisiones de autos, plantas eléctricas, y el humo de la madera quemada pueden incrustarse en los pulmones y el torrente sanguíneo, lo cual conduce a enfermedades de los pulmones y el corazón.

Ellos dicen que el problema es peor en zonas densamente industriales de Bélgica, Holanda, el norte de Italia, Rusia y Ucrania.

El estudio señala que el problema también afecta otras áreas debido a que las partículas se desplazan por aire hacia otras regiones.