El Organismo Internacional de Energía Atómica adoptó una resolución mediada por Europa en la que Irán aceptó una congelación total de sus actividades de enriquecimiento de uranio.

Hoy en Viena, el OIEA respaldó la resolución que permitirá a Irán evitar la transferencia de su caso al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Bajo la resolución, Teherán prometió suspender todas las actividades de enriquecer uranio para verificar la suspensión.

La Casa Blanca dijo este lunes que la comunidad internacional debe permanecer vigilante para que Irán cumpla la resolución.