Un nuevo informe de la ONU y de la Institución Brookings con sede aquí en Washington, dice que hay demasiado poca atención para los 25 millones de personas en el mundo, internamente desplazadas.

El estudio conjunto, dado a conocer este viernes, establece que a diferencia de los refugiados que cruzan fronteras y reciben asistencia de ACNUR, las personas internamente desplazadas no tienen ninguna agencia que se encargue de ellas.

El asesor de la ONU, Dennis McNamara, dijo que esta situación deja a las personas internamente desplazadas en alto riesgo de abuso violento. Añadió que los gobiernos, a menudo perpetran o no detienen los abusos contra la gente desplazada.

El estudio dice que el problema del desplazamiento interno ha llegado a ser más importante por darse cuenta que la paz y la reconstrucción en zonas donde ha habido conflicto, depende de reintegrar a las poblaciones desplazadas. El documento establece que algunos países, como Mozambique, Angola y Liberia, han tenido hasta la tres cuartas partes de sus poblaciones desplazadas.