El presidente afgano, Hamid Karzai, se reunió con tres trabajadores de las Naciones Unidas que fueron liberados este martes después de haber sido mantenidos en rehenes durante casi un mes.

Las autoridades informan que la reunión de este miércoles en el palacio de Karzai en Kabúl fue privada y que no se permitió la presencia de periodistas.

Los tres trabajadores electorales, una mujer de Irlanda del Norte, otra de Kósovo y un diplomático filipino fueron encontrados en Kabúl ayer de mañana, aparentemente abandonados por sus secuestradores.

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, manifestó estar “aliviado” porque la experiencia traumática de los rehenes había llegado a su fin.

El alto funcionario agregó que el organismo mundial continuará trabajando para fortalecer la seguridad de su personal a objeto de que pueda cumplir con el mandato de la organización de promover la paz, la reconstrucción y la democracia en Afganistán.