Irán ha pedido al Organismo Internacional de Energía Atómica, OIEA, para lograr un permiso de excepción para por lo menos dos decenas de centrifugas de su ahora congelado programa de desarrollo nuclear.

La solicitud realizada este miércoles significa un cambio por parte de la República Islámica de Irán al acuerdo con la Unión Europea que fue implementado el lunes y que marcaba una suspensión del programa.

La apelación según se informó recibirá una respuesta negativa por parte de los representantes europeos.

Irán dice que quiere usar las centrífugas para investigación y actividades pacíficas.

La solicitud llegó un día antes de que los 35 miembros del directorio de los observadores del organismo de energía se reúnan en Viena para discutir el compromiso de Irán con las restricciones de la OIEA.

Si se encuentra que no hay un compromiso podría haber sanciones por parte del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.