El candidato de Hungría para ocupar un puesto en el ejecutivo de la Unión Europea, la Comisión Europea, negó acusaciones de que haya estado involucrado con el servicio secreto de las milicias comunistas antes de que cayera el régimen pro-soviético en Budapest, quince años atrás.

Laszlo Kovacs, quien fue designado por el gobierno húngaro como comisionado de impuestos y aduanas, dijo en la audiencia ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo, Francia, este jueves, que él era miembro del entonces gobernante partido comunista antes de 1989.

Kovacs, quien se desempeñara como ministro de relaciones exteriores en la Hungría post comunista, dijo que había dejado atrás esa etapa y que no tenía nada de que avergonzarse.