Fuentes de la Agencia Central de Inteligencia dijeron que los dos funcionarios de más alta jerarquía en el servicio clandestino de la CIA renunciaron.

Las fuentes indicaron que los funcionarios, el director adjunto de Operaciones, Stephen Capees y su segundo, Michael Sulick, decidieron retirarse luego de tener choques con los asistentes del nuevo director de la CIA, Porter Goss. Las renuncias ocurren tres días después que el director adjunto de la CIA, John McLaughlin, anunciara su retiro.

Goss, ex funcionario de inteligencia y legislador nombrado en parte para reformar la CIA, luego de la renuncia del director George Tenet, y las críticas de información de inteligencia antes de la guerra de Irak y los ataques terroristas de 2001.